Audio & Video La Otra Historia con Memo Anjel [ Constantino ]
#1
Rainbow 
La Otra Historia con Memo Anjel [ Constantino El Grande. ]

[Image: 330px-2009-04-13_ConstantineTheGreat_York.jpg]

Constantino I

Flavio Valerio Aurelio Constantino2(Naissus, 27 de febrero de c. 2721 – Nicomedia, Bitinia y Ponto, 22 de mayo de 337) fue Emperador de los romanos desde su proclamación por sus tropas el 25 de julio de 306, y gobernó un Imperio romano en constante crecimiento hasta su muerte. Se le conoce también como Constantino I, Constantino el Grande o, en la Iglesia ortodoxa, las Iglesias ortodoxas orientales y la Iglesia católica bizantina griega, como san Constantino.

Legalizador de la religión cristiana por el Edicto de Milán en 313, Constantino es conocido también por haber refundado la ciudad de Bizancio (actual Estambul, en Turquía), llamándola «Nueva Roma» o Constantinopla (Constantini-polis; la ciudad de Constantino). Convocó el Primer Concilio de Nicea en 325, que otorgó legitimidad al cristianismo en el Imperio romano por primera vez. Se considera que esto fue esencial para la expansión de esta religión, y los historiadores, desde Lactancio y Eusebio de Cesarea hasta nuestros días, le presentan como el primer emperador cristiano, si bien fue bautizado cuando ya se encontraba en su lecho de muerte, tras un largo catecumenado

Biografía


Estatua de Constantino en York, ciudad donde fue proclamado emperador.
Constantino nació en Naissus (la actual ciudad de Niš), hijo de Constancio Cloro,34 y su primera esposa Helena.5 En 292 el padre de Constantino se casó, en segundas nupcias, con Flavia Maximiana Teodora, hija del emperador romano de occidente Maximiano. Teodora daría a Constantino seis hermanastros

Primera tetrarquía

Al principio del siglo IV, el imperio estaba gobernado por una tetrarquía: dos augustos, Diocleciano y Maximiano, y dos césares, Galerio y Constancio Cloro, compartían el poder. El joven Constantino sirvió en la corte de Diocleciano en Nicomedia tras el nombramiento de su padre como uno de los dos césares de la Tetrarquía en 293.

Segunda tetrarquía

Imperio romano en 311.
El año 305 marcó el final de la primera tetrarquía con la renuncia de los dos augustos Diocleciano y Maximiano.6 De esta forma los dos césares accedieron a la categoría de augusto y dos oficiales ilirios fueron nombrados nuevos césares. La segunda tetrarquía quedaba así formada: Constancio Cloro y Severo II, como augusto y césar respectivamente, en occidente y Galerio y Maximino Daya en la parte oriental del imperio.

Sin embargo, Constancio Cloro cayó enfermo durante una expedición contra los pictos en Caledonia, muriendo el 25 de julio de 306. Su hijo Constantino se encontraba junto a él en su lecho de muerte en Eboracum (actual ciudad de York, Inglaterra), en la Britania romana, donde su leal general Chroco, de ascendencia alemana, y las tropas leales a la memoria de su padre le proclamaron augusto (emperador), lo que fue aceptado rápidamente en Britania y Galia,7 pero rechazado en Hispania.8 Simultáneamente, el césar occidental Severo II, era proclamado augusto por Galerio. Ese mismo año el pueblo de Roma nombra emperador a Majencio, hijo del anterior tetrarca Maximiano. Este último regresa también a la escena política reclamando el título de augusto.

Comienza así un período de 20 años de conflicto que culminará con la asunción del poder absoluto por Constantino el Grande. De este primer grupo de contendientes el primero en caer fue Severo traicionado por sus tropas; mientras que por su parte Constantino y Maximiano concertaban una alianza. Al final del año 307 había 4 augustos: Constantino, Majencio, Maximiano y Galerio y un solo césar, Maximino Daya.

A pesar de la mediación de Diocleciano, al final del año 310 la situación era aún más confusa con siete augustos: Constantino, Majencio, Maximiano, Galerio, Maximino, Licinio —al que había introducido en la pugna Diocleciano— y Domicio Alejandro, vicario de África y autoproclamado augusto.

En este entorno convulso comenzaron a desaparecer candidatos: Domicio Alejandro fue asesinado por orden de Majencio; Maximiano se suicidó asediado por Constantino y Galerio falleció por causas naturales.

Triarquía (312-313)
Finalmente, Majencio fue relegado por los tres augustos restantes y finalmente vencido por Constantino en la batalla del Puente Milvio, en las afueras de Roma, el 28 de octubre de 312. Una nueva alianza entre Constantino y Licinio selló el destino de Maximino, quien se suicidó tras ser vencido por Licinio la batalla de Tzirallum, en el año 313.

Diarquía (314-326)

A partir de este punto, el imperio quedaba dividido entre Licinio en oriente, y Constantino en occidente. Tras los enfrentamientos iniciales, ambos firmaron la paz en Serdica en 317. Durante este período ambos nombraron césares según su conveniencia, entre los miembros de su familia y círculo de confianza. En el año 324, después de sitiar Bizancio y vencer a la armada de Licinio en la batalla del Helesponto, Constantino logró derrotar definitivamente a las fuerzas licinianas en Crisópolis.

Gobierno individual (326-337)
Constantino representa el nacimiento de la monarquía absoluta y hereditaria. Durante su reinado se introdujeron importantes cambios que afectaron a todos los ámbitos de la sociedad del bajo imperio. Reformó la corte, las leyes y la estructura del ejército. Constantino trasladó la capitalidad del imperio a Bizancio a la que cambió el nombre por Constantinopla. Falleció, por enfermedad en 337, 31 años después de haber sido nombrado emperador en Britania. Al final de su vida y solamente antes de morir se bautizó para morir como un cristiano.



Constantino y el cristianismo
Seguramente, Constantino sea más conocido por ser el primer emperador romano que autorizó el culto cristiano. Los historiadores cristianos desde Lactancio se decantan por un Constantino que adopta el cristianismo como sustituto del paganismo oficial romano. El historiador y filósofo Voltaire, no obstante, aseguró que «Constantino no era cristiano» y «no sabía qué partido tomar ni a quién perseguir».9

Después de estudiar el incremento del número de cristianos entre los siglos I a III, el sociólogo Rodney Stark sugirió que el edicto de Milán no fue la causa del triunfo del cristianismo, sino una respuesta astuta de Constantino frente al crecimiento exponencial del número de cristianos en el Imperio romano, que habría pasado de aproximadamente 40 000 (0,07 % de la población del Imperio) en el año 150 a casi 6 300 000 (10,5 %) en el año 300.10 Muchos historiadores actuales rechazan la conversión de Constantino al cristianismo y cuestionan la narrativa apologética de Eusebio de Cesarea y Lactancio.11

Su reinado llegó a ser un momento crucial en la historia de la Iglesia católica, en la cual Constantino no sería bautizado hasta hallarse en su lecho de muerte. Constantino es llamado, por su importancia, el «decimotercer apóstol» en las Iglesias orientales.

Política religiosa
Su relación con el cristianismo fue difícil, ya que fue educado en la adoración del dios Sol (Sol Invictus), cuyo símbolo portaba y cuyo culto estaba asociado oficialmente al del emperador.12

Su conversión, de acuerdo con Eusebio de Cesarea en su Vita Constantini, fue el resultado inmediato de un presagio antes de su victoria en la batalla del Puente Milvio, el 28 de octubre de 312. Tras esta visión, Constantino modificó el estandarte imperial —el Lábaro— para marchar a la batalla bajo el signo cristiano del crismón. La visión de Constantino se produjo en dos partes: en primer lugar, mientras marchaba con sus soldados vio la forma de una cruz frente al Sol. Tras esto, tuvo un sueño en el que se le ordenaba poner un nuevo símbolo en su estandarte, ya que vio una cruz con la inscripción «In hoc signo vinces» («Con este signo vencerás»). Mandándolo pintar de inmediato en los escudos de su ejército, venció a Majencio. Se dice que tras estas visiones y por el resultado militar de la batalla del Puente Milvio, Constantino se convirtió de inmediato al cristianismo.

Se piensa que la influencia de su familia fue en parte la causa de su adopción del cristianismo. Se dice de su madre Elena, que probablemente naciera en una familia cristiana, aunque no se sabe prácticamente nada de su entorno, exceptuando que su madre era hija de un mesonero y que su padre fue un exitoso soldado, una carrera que excluía la práctica abierta del cristianismo pues el culto contemporáneo de los soldados era el mitraísmo (adoración de Mitra). Se sabe sin embargo que Elena realizó en sus últimos años numerosas peregrinaciones. (Véase: Fiesta de las Cruces.) Sin embargo, no todos los historiadores están de acuerdo con la conversión de Constantino y explican su acercamiento a los cristianos, entre otras cosas, por la necesidad política de conseguir apoyos, sobre todo en los territorios orientales, ante sus aspiraciones de convertirse en emperador de Oriente y reunificar el imperio bajo su único mandato .11

Poco después de la batalla del Puente Milvio, Constantino entregó al papa Silvestre I un palacio romano que había pertenecido a Diocleciano y anteriormente a la familia patricia de los Plaucios Lateranos, con el encargo de construir una basílica de culto cristiano. El nuevo edificio se construyó sobre los cuarteles de la guardia pretoriana de Majencio, los Equites singulares, convirtiéndose en sede catedralicia bajo la advocación del Salvador, substituida ésta más tarde por la de San Juan. Actualmente se la conoce como Basílica de San Juan de Letrán. En 324 el emperador hizo construir otra basílica en Roma, en el lugar donde según la tradición cristiana martirizaron a San Pedro: la Colina Vaticana, que actualmente acoge a la Basílica de San Pedro. En el 326, apoyó financieramente la construcción de la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén.

En febrero del año 313, y probablemente aconsejado por el obispo de Córdoba Osio, Constantino se reunió con Licinio en Milán, donde promulgaron el Edicto de Milán, declarando que se permitiese a los cristianos seguir la fe de su elección.13 Con ello, se retiraron las sanciones por profesar el cristianismo, bajo las cuales, muchos habían sido martirizados como consecuencia de las persecuciones a los cristianos y se devolvieron las propiedades confiscadas a la Iglesia. El edicto no sólo protegió de la persecución religiosa a los cristianos, sino que sirvió también para las demás religiones, permitiendo que cualquier persona pudiese adorar a la divinidad que eligiese. Un edicto similar ya se había emitido en el año 311 por Galerio, entonces emperador, primero entre sus iguales, de la tetrarquía. El edicto de Galerio concedía a los cristianos el derecho a practicar su religión, pero no a recuperar los bienes confiscados.14 El Edicto de Milán incluía varias cláusulas que establecían que todas las iglesias confiscadas durante la persecución de Diocleciano, serían devueltas, así como otras disposiciones sobre los anteriormente perseguidos cristianos. Sin embargo y de hecho, a partir de ese punto el cristianismo pasa a adquirir el estatus de religión privilegiada y se inician las persecuciones a las demás religiones.15

Tras el edicto se abrieron nuevas vías de expansión para los cristianos, incluyendo el derecho a competir con los paganos en el tradicional cursus honorum para las altas magistraturas del gobierno, otorgando privilegios al clero, como la exención de ciertos impuestos, así como también ganaron una mayor aceptación dentro de la sociedad civil en general. Se permitió la construcción de nuevas iglesias y los líderes cristianos alcanzaron una mayor importancia y como ejemplo de ello, los obispos cristianos adoptaron unas posturas agresivas en temas públicos que nunca antes se habían visto en otras religiones.

Por otra parte, Constantino retendría el título de pontifex maximus hasta su muerte, un título que los emperadores romanos llevaron como cabezas visibles del sacerdocio pagano hasta que Graciano el Joven (375–383) renunció al título.1617 Según los escritores cristianos, Constantino se declararía finalmente, a sí mismo, cristiano cuando tenía más de cuarenta años, escribiendo a los cristianos para dejarles claro que creía que debía su éxito a la protección del Dios cristiano.18

Constantino tampoco patrocinaría únicamente al cristianismo. Después de obtener la victoria en la batalla del Puente Milvio (312), mandó erigir un arco triunfal, el Arco de Constantino, construido en el 315 para celebrarlo. El arco que está decorado con imágenes de la Victoria con trofeos y sacrificios a dioses como Apolo, Diana, y Hércules, no contiene ningún simbolismo cristiano.


La persecución a los paganos
En el año 314, inmediatamente después de su plena legalización, la Iglesia cristiana ataca a los paganos: en el Concilio de Ancyra, se denuncia el culto a la diosa Artemisa. En 326 Constantino ordenó la destrucción de todas las imágenes de los dioses y la confiscación de los bienes de los templos. Ya en 319 había prohibido la construcción de nuevas estatuas de los dioses y que se rindiera culto a las existentes. Muchos templos paganos fueron destruidos por las hordas cristianas y sus sacerdotes fueron asesinados. Entre el año 315 y el siglo VI miles de creyentes paganos fueron asesinados.25 Entre 316 y 326 se proclaman una serie de disposiciones que favorecen al cristianismo frente a la religión tradicional (prohibición de las haruspicia, la magia y los sacrificios privados, exención fiscal a los clérigos cristianos, se otorga jurisdicción a los obispos...), aunque el cristianismo no se convierte en la religión oficial del Imperio romano hasta el Edicto de Tesalónica de 380.26 En Dydima, Asia Menor, es saqueado el oráculo del dios Apolo y torturados hasta su muerte sus sacerdotes paganos. También son desahuciados todos los paganos del monte Athos y destruidos todos los templos paganos de ese lugar.

En el año 326, el emperador Constantino, siguiendo las instrucciones de su madre Helena, destruye el templo del dios Asclepio en Aigeai de Cilicia y otros muchos templos más de la diosa Afrodita...: en Jerusalén, en Afka en el Líbano, en Mambre, Fenicia, Baalbek, etc.

En el año 330 el emperador Constantino roba todos los tesoros y las estatuas de los templos paganos de Grecia, para llevárselos y decorar su Nova Roma (Constantinopla), su nueva capital del Imperio romano.






Es un Programa Radial de la UPB de Medellin, con el Profesor & Filosofo Memo Anjel Junto con Ana Cristina Aristizábal comunicadores sociales de la Universidad Pontificia Bolivariana UPB en Medellín. 

https://co.ivoox.com/es/30262245


Radio Bolivariana Promueve los valores sociales y cristianos como base para el desarrollo integral del ser humano. Ayuda a la comunidad en aspectos como la educación, la familia, la salud y la evangelización, mediante una programación social, participativa, cultural y recreativa. 

José Guillermo Ánjel ( Memo Ánjel, Medellín, 1954 ), Comunicador Social Periodista y Doctor en Filosofía de la Universidad Pontificia Bolivariana ( UPB ), donde ha sido docente en la Escuela de Teología, Filosofía y Humanidades, la Escuela de Ciencias Humanas y la Facultad de Comunicación Social y Periodismo, de la cual también fue su director. 
Se desempeña así mismo como columnista del periódico El Colombiano y director del programa radial [ La Otra Historia ]. 

Sus libros han sido publicados en Alemania y Suiza, traducidos al alemán, y entre sus textos en español se encuentran:
- Mesa de judíos.
- Todas las características de la tortuga
- Inventario de mujer de Buenos Aires y Zürich ( novelas )
- Historias del barrio Prado (crónicas) 
- De lo político en Spinoza y De las razones del guerrero ilustrado ( ensayos )
- Comunicación, espacios y ciudad (crónicas urbanas)
- De dictadores, ángeles peatones y pecados renovados ( ensayo sobre América Latina )
- Historia de una herejía ( historia fabulada )
- De la farmacopea del Descubrimiento ( historia )
- Cuentos Judios   
- Café del Sur
- Calor intenso - 18 cuentos del Caribe ( relatos ). 
- Sobre lo que pasa Leyendo
- Aquí te traje el mar
- Sin parasitar ( ensayo )
- La luna verde de Atocha
- Todos los sitios son Berlín
- Libreta de apuntes de Yehuda Malaji, relojero sefardí
- Zurich es una letra alef
- El tercer huevo de la gallina
- El Aire que Habita el Tiempo
- la mujer de Ameghino

Es uno de los pocos escritores judíos que tienen Colombia y Latinoamérica. Nació en una familia judía sefardí que al igual que las demás, llegó hasta Latinoamérica con la ilusión de encontrar un mejor futuro. Periodista, tiene un postdoctorado en Filosofía,  es caricaturista, profesor universitario, conferencista y la gente se sorprende con su memoria prodigiosa que le permite recordar fragmentos de textos, historias o conceptos.

Ana Cristina Aristizábal Periodista y Docente de la Universidad Pontificia Bolivariana, Se desempeña así mismo como columnista del periódico El Colombiano

Referencias:
[Image: 51.jpg]
We11World [ Winning Eleven ] , Blog , Archive Forums
Reply


Possibly Related Threads…
Thread Author Views Last Post
Rainbow
Audio & Video
 La Otra Historia con Memo Anjel [ Marguerite Duras ]
DiegoPino 96 05-31-2019, 05:26 PM
Last Post: DiegoPino
Rainbow
Audio & Video
 La Otra Historia con Memo Anjel [ El Desprecio ]
DiegoPino 115 05-31-2019, 05:23 PM
Last Post: DiegoPino
Rainbow
Audio & Video
 La Otra Historia con Memo Anjel [ Las Conjeturas ]
DiegoPino 104 05-31-2019, 05:21 PM
Last Post: DiegoPino
Rainbow
Audio & Video
 La Otra Historia con Memo Anjel [ ¿Qué es un día? ]
DiegoPino 113 05-31-2019, 05:19 PM
Last Post: DiegoPino
Rainbow
Audio & Video
 La Otra Historia con Memo Anjel [ La crisis de la Comunicación ]
DiegoPino 112 05-31-2019, 05:17 PM
Last Post: DiegoPino
Rainbow
Audio & Video
 La Otra Historia con Memo Anjel [ Rocío Vélez de Piedrahíta ]
DiegoPino 99 05-31-2019, 05:15 PM
Last Post: DiegoPino
Rainbow
Audio & Video
 La Otra Historia con Memo Anjel [ Galileo Galilei ]
DiegoPino 160 05-02-2019, 10:19 PM
Last Post: DiegoPino

Forum Jump:


Users browsing this thread: 1 Guest(s)