PinoStudio 1

Full Version: La Otra Historia con Memo Anjel [ El Barroco ]
You're currently viewing a stripped down version of our content. View the full version with proper formatting.
El Barroco
[Image: 495px-Laocoon_Pio-Clementino_Inv1059-1064-1067.jpg]

El Barroco fue un período de la historia en la cultura occidental originado por una nueva forma de concebir el arte (el «estilo barroco») y que, partiendo desde diferentes contextos histórico-culturales, produjo obras en numerosos campos artísticos: literatura, arquitectura, escultura, pintura, música, ópera, danza, teatro, etc. Se manifestó principalmente en la Europa occidental, aunque debido al colonialismo también se dio en numerosas colonias de las potencias europeas, principalmente en Latinoamérica. Cronológicamente, abarcó todo el siglo XVII y principios del XVIII, con mayor o menor prolongación en el tiempo dependiendo de cada país. Se suele situar entre el Manierismo y el Rococó, en una época caracterizada por fuertes disputas religiosas entre países católicos y protestantes, así como marcadas diferencias políticas entre los Estados absolutistas y los parlamentarios, donde una incipiente burguesía empezaba a poner los cimientos del capitalismo.

Como estilo artístico, el Barroco surgió a principios del siglo XVII (según otros autores a finales del XVI) en Italia —período también conocido en este país como Seicento—, desde donde se extendió hacia la mayor parte de Europa. Durante mucho tiempo (siglos XVIII y XIX) el término «barroco» tuvo un sentido peyorativo, con el significado de recargado, engañoso, caprichoso, hasta que fue posteriormente revalorizado a finales del siglo XIX por Jacob Burckhardt y, en el XX, por Benedetto Croce y Eugenio d'Ors. Algunos historiadores dividen el Barroco en tres períodos: «primitivo» (1580-1630), «maduro» o «pleno» (1630-1680) y «tardío» (1680-1750).

Aunque se suele entender como un período artístico específico, estéticamente el término «barroco» también indica cualquier estilo artístico contrapuesto al clasicismo, concepto introducido por Heinrich Wölfflin en 1915. Así pues, el término «barroco» se puede emplear tanto como sustantivo como adjetivo. Según este planteamiento, cualquier estilo artístico atraviesa por tres fases: arcaica, clásica y barroca. Ejemplos de fases barrocas serían el arte helenístico, el arte gótico, el romanticismo o el modernismo.

El arte se volvió más refinado y ornamentado, con pervivencia de un cierto racionalismo clasicista pero adoptando formas más dinámicas y efectistas y un gusto por lo sorprendente y anecdótico, por las ilusiones ópticas y los golpes de efecto. Se observa una preponderancia de la representación realista: en una época de penuria económica, el hombre se enfrenta de forma más cruda a la realidad. Por otro lado, a menudo esta cruda realidad se somete a la mentalidad de una época turbada y desengañada, lo que se manifiesta en una cierta distorsión de las formas, en efectos forzados y violentos, fuertes contrastes de luces y sombras y cierta tendencia al desequilibrio y la exageración.

El término «barroco» proviene de un vocablo de origen portugués (barrôco), cuyo femenino denominaba a las perlas que tenían alguna deformidad (como en castellano el vocablo «barruecas»). Fue en origen una palabra despectiva que designaba un tipo de arte caprichoso, grandilocuente, excesivamente recargado.1 Así apareció por vez primera en el Dictionnaire de Trévoux (1771), que define «en pintura, un cuadro o una figura de gusto barroco, donde las reglas y las proporciones no son respetadas y todo está representado siguiendo el capricho del artista».

Otra teoría lo deriva del sustantivo baroco, un silogismo de origen aristotélico proveniente de la filosofía escolástica medieval, que señala una ambigüedad que, basada en un débil contenido lógico, hace confundir lo verdadero con lo falso. Así, esta figura señala un tipo de razonamiento pedante y artificioso, generalmente en tono sarcástico y no exento de polémica. En ese sentido lo aplicó Francesco Milizia en su Dizionario delle belle arti del disegno (1797), donde expresa que «barroco es el superlativo de bizarro, el exceso del ridículo»

El término «barroco» fue usado a partir del siglo XVIII con un sentido despectivo, para subrayar el exceso de énfasis y abundancia de ornamentación, a diferencia de la racionalidad más clara y sobria de la Ilustración. En ese tiempo, barroco era sinónimo de otros adjetivos como «absurdo» o «grotesco».1 Los pensadores ilustrados vieron en las realizaciones artísticas del siglo anterior una manipulación de los preceptos clasicistas, tan cercanos a su concepto racionalista de la realidad, por lo que sus críticas al arte seiscentista convirtieron el término «barroco» en un concepto peyorativo: en su Dictionnaire d'Architecture (1792), Antoine Chrysostome Quatremère de Quincy define lo barroco como «un matiz de lo extravagante. Es, si se quiere, su refinamiento o si se pudiese decir, su abuso. Lo que la severidad es a la sabiduría del gusto, el barroco lo es a lo extraño, es decir, que es su superlativo. La idea de barroco entraña la del ridículo llevado al exceso»


Es un Programa Radial de la UPB de Medellin, con el Profesor & Filosofo Memo Anjel Junto con Ana Cristina Aristizábal comunicadores sociales de la Universidad Pontificia Bolivariana UPB en Medellín. 

https://co.ivoox.com/es/32091971


Radio Bolivariana Promueve los valores sociales y cristianos como base para el desarrollo integral del ser humano. Ayuda a la comunidad en aspectos como la educación, la familia, la salud y la evangelización, mediante una programación social, participativa, cultural y recreativa. 

José Guillermo Ánjel ( Memo Ánjel, Medellín, 1954 ), Comunicador Social Periodista y Doctor en Filosofía de la Universidad Pontificia Bolivariana ( UPB ), donde ha sido docente en la Escuela de Teología, Filosofía y Humanidades, la Escuela de Ciencias Humanas y la Facultad de Comunicación Social y Periodismo, de la cual también fue su director. 
Se desempeña así mismo como columnista del periódico El Colombiano y director del programa radial [ La Otra Historia ]. 

Sus libros han sido publicados en Alemania y Suiza, traducidos al alemán, y entre sus textos en español se encuentran:
- Mesa de judíos.
- Todas las características de la tortuga
- Inventario de mujer de Buenos Aires y Zürich ( novelas )
- Historias del barrio Prado (crónicas) 
- De lo político en Spinoza y De las razones del guerrero ilustrado ( ensayos )
- Comunicación, espacios y ciudad (crónicas urbanas)
- De dictadores, ángeles peatones y pecados renovados ( ensayo sobre América Latina )
- Historia de una herejía ( historia fabulada )
- De la farmacopea del Descubrimiento ( historia )
- Cuentos Judios   
- Café del Sur
- Calor intenso - 18 cuentos del Caribe ( relatos ). 
- Sobre lo que pasa Leyendo
- Aquí te traje el mar
- Sin parasitar ( ensayo )
- La luna verde de Atocha
- Todos los sitios son Berlín
- Libreta de apuntes de Yehuda Malaji, relojero sefardí
- Zurich es una letra alef
- El tercer huevo de la gallina
- El Aire que Habita el Tiempo
- la mujer de Ameghino

Es uno de los pocos escritores judíos que tienen Colombia y Latinoamérica. Nació en una familia judía sefardí que al igual que las demás, llegó hasta Latinoamérica con la ilusión de encontrar un mejor futuro. Periodista, tiene un postdoctorado en Filosofía,  es caricaturista, profesor universitario, conferencista y la gente se sorprende con su memoria prodigiosa que le permite recordar fragmentos de textos, historias o conceptos.

Ana Cristina Aristizábal Periodista y Docente de la Universidad Pontificia Bolivariana, Se desempeña así mismo como columnista del periódico El Colombiano

Referencias: