PinoStudio 1

Full Version: Armonía: Armonización de la escala mayor – 2
You're currently viewing a stripped down version of our content. View the full version with proper formatting.
concluímos que nuestra primera opción a la hora de armonizar una melodía escrita en una tonalidad mayor era emplear acordes diatónicos, es decir, con notas pertenecientes a la propia tonalidad.

Dijimos que la gran mayoría de las composiciones estaban basadas en progresiones de acordes diatónicos, que ocasionalmente se complementaban con otros ajenos que contribuían a darle un carácter peculiar a la creación.
Vamos a descubrir ahora qué acordes son esos, comenzando, en primer lugar, por las estructuras más simples: los acordes de tres notas, las tríadas. Una vez entendidas estas ampliaremos el estudio a los acordes de cuatro notas (cuatríadas tétradas).

Por sencillez, comenzaremos armonizando la escala diatónica por excelencia, Do mayor. Sus notas se hallan en las teclas blancas de un piano, de modo que no tiene alteraciones (los bemoles o sostenidos que representan las teclas negras). Como veremos, las conclusiones a las que lleguemos armonizando esta escala serán perfectamente aplicables a otras tonalidades mayores.

Tomemos nuestra escala de Do mayor, la secuencia universal

DO – RE – MI – FA – SOL – LA – SI – DO

y construyamos acordes (armonicemos) sobre cada una de esas notas.
La forma más común de armonizar una escala consiste en superponer terceras diatónicas. Existen otros modos más exóticos de hacerlo, pero son mucho menos habituales y no hablaremos de ellos en esta serie.
Superponer terceras no significa otra cosa que ir añadiendo notas que estén a una distancia sucesiva de una tercera una de otra. 

[Si no tienes claro el concepto de tercera te sugiero que leas la serie de siete artículos dedicados al cálculo de intervalos, exhaustiva y con numerosos ejemplos prácticos. No obstante, procuraré referir aquí los puntos más esenciales, de modo que puedas seguir avanzando en la lectura aunque no dispongas de esos fundamentos básicos.]

Comencemos por la primera nota de la escala, DO, la tónica.

Para contar una tercera diatónica, contamos secuencialmente tres notas, incluyendo la inicial, y usando sólo notas de esa escala (de ahí la denominación diatónica): DO (1), RE(2), MI(3). La nota buscada es MI.

Agreguemos ahora una nueva tercera a partir de MI: MI(1) – FA(2) – SOL(3); es decir, SOL.
De modo que sobre la primera nota, DO, hemos construido nuestro primer acorde:

DO – MI – SOL

Aunque te anticipo que este acorde se denomina Do mayor, prefiero demorar la nomenclatura hasta que hayamos desglosado la composición de los restantes.

Realicemos la misma operación en las demás notas de la escala. La siguiente tabla resume el cálculo (las notas escritas en mayúsculas resaltan las terceras):

DO: DO – re – MI – fa – SOL —> DO – MI – SOL (C – E – G, en notación anglosajona)
RE: RE – mi – FA – sol – LA —> RE – FA – LA (D – F – A)
MI: MI – fa – SOL – la – SI —> MI – SOL – SI (E – G – B)
FA: FA – sol – LA – si – DO —> FA – LA – DO (F – A – C)
SOL: SOL – la – SI – do – RE —> SOL – SI – RE (G – B – D)
LA: LA – si – DO – re – MI —> LA – DO – MI (A – C – E)
SI: SI – do – RE – mi – FA —> SI – RE – FA (B – D – F)

Asegúrate de que entiendes perfectamente el proceso realizado. Te propongo, como ejercicio, que realices estos mismos cálculos en otras tonalidades. Por ejemplo, toma Fa mayor (F – G – A – Bb – C – D – E – F) y deduce qué notas constituyen los acordes tríadas que aparecen al armonizar.

La siguiente imagen muestra gráficamente la armonización de Do mayoren un pentagrama. Es útil, aunque no conozcas nada de solfeo, visualizar espacialmente esta apilación de notas.
[Image: armonizacion-escala-mayor-1.png]
Ya tenemos la composición de cada acorde; ahora tan sólo nos falta nombrarlos adecuadamente. ¿De qué tipo son? ¿Cuáles son mayores y cuáles menores? En breve estaremos en condiciones de responder a estas preguntas.


Referencias: